Guía básica para sembrar, plantar y cultivar tomates en huerto urbano (2/3):

Guía básica para sembrar, plantar y cultivar tomates en huerto urbano (2/3):

Volvemos con el capítulo 2 de nuestra guía básica para cultivar tomates (si te perdiste el primer capítulo, lo tienes aquí), ahora, una vez trasplantados ya los tomates, toca cuidar de tu huerto.

El tomate es una planta que le gusta mucho el sol, el agua en abundancia y tener un suelo rico en nutrientes, ya que es una planta que usa mucho alimento de la tierra. Como es una planta exigente, tendríamos que darle al suelo aportaciones extra de abono (tres veces a lo largo de los cinco meses que dura el cultivo). Podemos usar como abono, para ir añadiendo, el Triple 15 o la Nitrofoska.

El tomate es una planta muy sensible a enfermedades por exceso de humedad y sensible también a muchas plagas que pueden ser fácilmente controlables si organizamos un mantenimiento adecuado.

Hay que tener en cuenta que la falta de calcio afecta mucho a los tomates, algo que veremos si nuestro fruto tiene la parte inferior de color negro (podredumbre aplical). Por eso, antes de que esto nos pase, aportaremos a la planta periódicamente un suplemento de calcio (desde que la trasplantamos hasta poco antes de recoger el fruto). Nuestra recomendación son productos correctores como Calcipron o el Nutrobi Ca.

Manta térmica para proteger los cultivosNuestras plantas necesitarán que las protejamos, ya que al trasplantarlas han sufrido un cambio bastante radical: de estar dentro de casa con temperaturas agradables han pasado a estar en el exterior con temperaturas nocturnas bajas y la posibilidad del ataque de algún bicho.

Para protegerlas de las temperaturas nocturnas, podemos colocar encima de nuestras plantas una manta térmica ayudándonos con unas varillas en forma de arcos.

En primavera también es momento de podar la planta. Veremos bastantes ramificaciones que si no las controlamos provocarán que después nos cueste entutorar la planta. Si cortamos algunas ramas, también ayudaremos a la planta a obtener frutos más buenos y grandes, dejando uno o dos tallos.

Seguidamente nos dispondremos a entutorar las tomateras colocando cañas en forma de pirámide atándolas arriba con un cordel. Después ataremos las plantas a las cañas con el mismo cordel o con la máquina de atar tomateras.

Nuestras plantas necesitarán que las prevengas de enfermedades como el hongo del Oídio o el hongo del Mildiu. Existen múltiples amenazas en forma de enfermedades del tomate o de plagas del tomate, que pueden poner en peligro nuestra cosecha.

Te enseñaremos a detectarlas y combatirlas en el último post de ésta guía básica del cultivo de tomate.

All comments


Categorías
Categorías
  • Servicio al cliente

    Te resolvemos todas las dudas que puedas tener sobre nuestros productos.

  • Envío gratis

    Envío gratuito (Península y Baleares) a partir de compras superiores a 49€.

  • Pago Seguro

    Haz tu pedido online con toda la seguridad de nuestra pasarela de pago.